914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Coyuntura actual económica. Semana del 22 al 26 de marzo

Coyuntura actual económica. Semana del 22 al 26 de marzo

Evolución de la compraventa de viviendas en España

En 2020, la contracción generalizada de la actividad socioeconómica ante la crisis del coronavirus provocó un fuerte descenso de la compraventa de viviendas en España de un 17,7% anual, superior a la caída del PIB (-11% anual). Sin embargo, desde que se inició el progresivo proceso de desescalada el pasado mes de mayo el mercado inmobiliario ha mostrado una significativa reactivación. Así, 2021 ha comenzado con nuevos signos de recuperación tras el desplome sufrido el año pasado, a pesar de que el temporal Filomena moderó la tendencia al alza de las operaciones de compraventa en enero.

En concreto, en el primer mes del año las transacciones de viviendas registradas repuntaron un 10,1% respecto a diciembre de 2020. En total, se inscribieron en el Registro de la Propiedad 39.753 nuevas viviendas, alcanzando el mayor volumen mensual desde el pasado mes de febrero antes la disrupción de la pandemia. Sin embargo, esta cifra aún se mantiene ligeramente por debajo del promedio del periodo 2017-2019 (41.500).

Coyuntura económica

A pesar de esta positiva evolución, se trata de la tasa mensual más baja registrada en un mes de enero de la actual serie histórica desde 2007, en un contexto en el que la ola de frío y nieve que afectó a numerosas zonas del país durante las primeras semanas del año frenó la firma de nuevas operaciones.

Así, en comparación con enero de 2020 la compraventa de viviendas retrocedió un 15,4%, tras dos meses consecutivos de tasas interanuales positivas (+3,7% en diciembre y +1,9% en noviembre). Una tendencia generalizada a nivel geográfico, siendo Cantabria y Navarra las dos únicas regiones donde se inscribieron más viviendas que en el mismo periodo del año anterior (+4,9% y +0,3% interanual, respectivamente). Por su parte, los descensos más acusados se registraron en Islas Baleares (-28,5%), Murcia (-30,4%) y especialmente Canarias (-52,2%).

Por tipología de vivienda, la evolución de las compraventas en enero se vio lastrada principalmente por la caída de las operaciones de segunda mano (-18,8% interanual), mientras que las de vivienda nueva apenas se redujeron respecto a enero del año anterior (-0,4% interanual).

Coyuntura económica

El dato más positivo se produjo nuevamente en el segmento de viviendas unifamiliares, que continúa ganando peso en el mercado ante los cambios que ha experimentado la demanda a raíz del confinamiento: preferencia por viviendas con mayor superficie media, espacios abiertos (terrazas y jardines) y más alejadas del centro urbano.

Según el Centro de Información Estadística del Notariado, en enero las ventas de esta tipología de vivienda aumentaron un 2,0% respecto al mismo mes del año anterior (9.042 transacciones). Continúa así su senda al alza por séptimo mes consecutivo (desde julio de 2020) a pesar de la paralización de algunas operaciones por el impacto de Filomena, que provocó que la tasa de crecimiento de enero fuera significativamente inferior a las registradas entre julio y diciembre de 2020 de un 24% interanual en promedio.

En contraste, las ventas de pisos en bloques colectivos, que continúan siendo mayoritarias, se contrajeron un 16,3% interanual (25.844 operaciones). Ante esta evolución, las viviendas unifamiliares han incrementado su peso sobre el total de nuevas operaciones por encima de un 25%, más de 3 pp superior a sus registros previos a la crisis sanitaria.

Coyuntura económica

China: objetivos 14º plan quinquenal a 2025

El Gobierno de China ha aprobado los objetivos de su 14º plan quinquenal 2021-2025, en un contexto marcado por la necesidad de afianzar la recuperación económica nacional un año después de la disrupción de la pandemia.

Tras constituirse la potencia asiática como la única de las grandes economías en registrar un avance de su PIB de un 2,3% anual en 2020 a pesar de la crisis global del coronavirus, las autoridades chinas han decidido fijar para este año un objetivo de crecimiento económico de en torno a un 6% anual, aproximadamente 2 pp inferior al proyectado por los principales organismos internacionales (7,8% anual OCDE y 7,9% anual el Banco Mundial). Al mismo tiempo, éste se situaría por debajo de las estimaciones de repunte del PIB que podría alcanzar EEUU en 2021 de un 7,0% anual y un 12,6% anual en el caso de India.

Coyuntura económica

Un hecho que no sólo refleja la incertidumbre sobre el escenario de recuperación a corto plazo ante la evolución de la crisis del covid-19 y el desarrollo divergente de los planes de vacunación a nivel mundial, sino también el compromiso del Gobierno de Xi Jinping de lograr como base del crecimiento futuro un mayor dinamismo y contribución de la demanda interna.

Todo ello en un contexto en el que a finales de 2020 la confianza de los consumidores urbanos sobre las condiciones económicas actuales y futuras continuaba por debajo de sus niveles pre-pandemia, principalmente ante la coyuntura del mercado laboral chino. En concreto, a pesar de que en el 4T de 2020 el PIB avanzó un 6,5% en términos interanuales, la tasa de desempleo urbano registró un ligero repunte hasta un 4,2% de la población activa, manteniéndose 0,6 pp por encima de su registro del mismo periodo de un año anterior (3,6% en 4T de 2019).

Coyuntura económica
Coyuntura económica

Ante esta coyuntura, para dinamizar el consumo de los hogares el Gobierno de China ha fijado entre sus prioridades la creación de 11 millones de empleos urbanos en 2021, estimando que se incorporen al mercado laboral 14 millones de personas durante este año.

Sin embargo, el desarrollo de la denominada estrategia de doble circulación requiere no sólo aumentar el consumo privado, sino también reducir el nivel de endeudamiento empresarial (163% del PIB en el 3T de 2020), incrementar la eficiencia de los servicios públicos e impulsar la innovación. Por ello, entre los objetivos marcados en el 14º plan quinquenal destacan:

  • Ante la moderación del ritmo de urbanización de la economía china, en 2025 el 65% del total de la población deberá residir en ciudades, frente al 60,6% en 2019, lo que representaría que un total de 50 millones de personas se desplacen a núcleos urbanos en los próximos 5 años.
  • Impulsar su liderazgo tecnológico y el desarrollo de nuevos productos por parte de las empresas chinas. Por ello, el gasto en I+D aumentará en torno a 580.000 millones de $ durante este periodo hasta alcanzar un 7% de su PIB a finales de 2025. Una cifra que representaría un incremento de esta partida de aproximadamente un 53% respecto a sus registros de 2020, y que superaría significativamente el volumen de inversión de la UE en 2019.
Coyuntura económica
  • La descarbonización de su economía, con el objetivo de alcanzar cero emisiones de C02 en 2060, irá asociada a un mayor protagonismo de la energía nuclear. En este sentido, las autoridades chinas proyectan aumentar la capacidad de generación nuclear a 70 gigawatios en 2025 (vs. 50 gigawatios en 2020), lo que implicará el desarrollo de al menos 20 nuevos reactores nucleares.
  • El progresivo envejecimiento de la población y aumento de la ratio de dependencia, así como la necesidad de aproximar los estándares de su sistema sanitario a los de las economías avanzadas, darán lugar a un incremento del número de médicos por cada 1.000 habitantes. Así, su ratio aumentará a 3,2 médicos por cada 1.000 habitantes (vs. 2,9 en 2020), situándose en niveles similares a EEUU y Reino Unido.

Un conjunto de medidas que ponen como factor clave del futuro crecimiento de la economía china, más allá de su liderazgo geopolítico y tecnológico, el avance socioeconómico. Si bien, su senda futura estará condicionada no sólo por sus problemas estructurales como sus elevados niveles de endeudamiento privado o envejecimiento de la población, sino también por la evolución futura de sus relaciones diplomáticas y comerciales con EEUU y sus principales aliados.

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Singular Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Singular Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.Singular Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Autor

Economista jefe de Singular Bank. Entre 2013 y 2019 fue Directora del departamento de Economía del Círculo de Empresarios. Es Doctora en Economía por la Universidad San Pablo-CEU. Ha sido coordinadora del área académica de grado y es profesora de grado y de post grado de ESIC Business & Marketing School, donde imparte clases de Teoría Económica y Análisis del Entorno Económico. Ha publicado numerosos artículos en prensa y en diferentes libros sobre cuestiones relacionadas con la sociedad de la información y aspectos sociales de la política económica, entre otros temas. Su ensayo “Europa e Internet” recibió en 2000 el Premio del Instituto de Estudios Europeos, de la Universidad San Pablo-CEU, y Telefónica. Ha sido seleccionada como directiva de la iniciativa “Women to Watch” de PWC y es miembro de su Consejo Asesor.