914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Coyuntura actual económica. Semana del 19 al 23 de abril.

Coyuntura actual económica. Semana del 19 al 23 de abril.

Revisión al alza del comercio mundial

La senda al alza del crecimiento global irá asociada a una fuerte recuperación del comercio mundial, iniciada a partir del segundo semestre de 2020 ante el mayor control de la crisis sanitaria en la región Asia-Pacífico, los estímulos fiscales adoptados por los gobiernos para preservar las rentas de los hogares y la mejora del sentimiento económico del sector privado con la autorización de las primeras vacunas contra el covid-19 desde noviembre.

En este contexto, tras provocar la disrupción de la pandemia y el gran confinamiento de la población una caída del volumen de mercancías mundial de un 15,0% interanual en el 2T de 2020, según la Organización Mundial del Comercio (OMC) su contracción se moderó a un 5,3% anual a finales del año pasado. En concreto, fue 3,9 pp inferior a la prevista en su anterior escenario de octubre de 2020. No obstante, la crisis del coronavirus generó un impacto desigual tanto a nivel regional como sectorial, con una caída de los intercambios de servicios de un 20% anual.

Desde una perspectiva regional, en 2020 las exportaciones de bienes se redujeron en torno a un 8% anual en Europa, América del Norte y África. En contraste, crecieron ligeramente un 0,3% anual en el conjunto de Asia, explicado principalmente por el liderazgo de China en las ventas al exterior de material sanitario y productos tecnológicos, entre otros elementos. 

A su vez, los mayores desplomes del volumen de las importaciones de mercancías se concentraron en Oriente Medio (-11,3% anual), América Latina (-9,3%) y África (-8,8%), fundamentalmente por el menor tono expansivo de su política fiscal y la significativa caída de los ingresos por la venta de materias primas, especialmente del petróleo. Una contracción que se moderó significativamente en Asia a un 1,3% anual ante el menor impacto de la crisis del covid-19 en algunas de sus principales economías como China, Japón, Corea del Sur o Taiwán.

A pesar de esta evolución del conjunto del año pasado, el valor del comercio de mercancías fue un 2% superior en el 4T de 2020 al registrado en el mismo periodo de 2019, destacando el avance de los intercambios de bienes manufactureros y agrícolas. Al mismo tiempo, la contracción de los combustibles y productos mineros se redujo a un 19% interanual entre los meses de octubre y diciembre, tras registrar un fuerte descenso de un 43% interanual en el 2T de 2020 al inicio de la pandemia.

proyecta un repunte del volumen del comercio de mercancías mundial de un 8,0% anual en 2021, si bien 0,5 pp inferior al estimado por el Fondo Monetario Internacional en la reciente actualización de su escenario macroeconómico global. Una tendencia al alza que se explica principalmente por el fuerte incremento de la demanda privada de EEUU impulsada por los nuevos estímulos fiscales de la Administración Biden, constituyendo un importante catalizador del sector exterior de otras regiones.

En este sentido, Europa podría registrar un avance de sus exportaciones de un 8,3% anual este año, frente al 7,7% estimado en el conjunto de América del Norte y sólo 0,1 pp inferior al proyectado en la región de Asia (8,4% anual), donde continuará destacando el dinamismo exportador de China. Así, en marzo las ventas al exterior de bienes chinos crecieron un 30,6% respecto al mismo periodo del año anterior, estimándose que repunten en torno a un 50% en términos interanuales en el 1T de 2021 ante el efecto base provocado por la disrupción del covid-19 a comienzos del año pasado (vs. 16,7% interanual en el 4T de 2020).

Todo ello en un contexto en el que el fuerte incremento de las ventas al exterior de bienes estimado en Oriente Medio (12,4% anual) y en África (8,1%) estará significativamente condicionado al ritmo de normalización de la actividad del sector turístico y de transporte de pasajeros, factor clave de la recuperación de la demanda de petróleo global. Unas perspectivas que contrastan con el avance de un 3,2% de las exportaciones en América Latina, en línea con sus menores proyecciones de crecimiento económico en 2021 y 2022.

Un escenario que proyecta una senda de recuperación del comercio mundial este año por encima de la tasa de crecimiento estimada del PIB mundial de un 6,0% anual, que posteriormente convergería a niveles pre-pandemia en 2022 (4,0% anual). Sin embargo, ésta estará condicionada principalmente por el patrón de evolución de la pandemia, el éxito de los planes de vacunación, la eficacia de la política económica y las tensiones comerciales y geopolíticas.

Inflación en EEUU: se constata su significativo repunte en marzo

Desde comienzos de año, la mejora de las perspectivas sobre la progresiva recuperación económica global a partir del segundo semestre se ha reflejado en un repunte de las expectativas de inflación, especialmente en los mercados financieros. Hasta febrero, las tasas de inflación general se han incrementado en términos interanuales en un 76% de las economías de la OCDE y sus socios. A su vez, se mantienen en niveles elevados en algunos de los principales países emergentes debido fundamentalmente a la subida de los costes de las materias primas y a la depreciación de sus divisas (Brasil, México, India, Turquía).

Los precios de las materias primas agrícolas y los metales básicos se han visto impulsados desde finales de 2020 por la gradual reactivación de la demanda, especialmente de China, al mismo tiempo que los del petróleo han repuntado a sus niveles pre-crisis. Paralelamente, la escasez de suministros en los sectores de semiconductores y transporte marítimo, entre otros, también están incrementando la presión sobre los costes de las materias primas.

Sin embargo, la inflación subyacente (excluyendo alimentos y energía) se mantiene más moderada en términos generales en las economías avanzadas, en una coyuntura en la que el mercado laboral y el consumo interno todavía continúan lastrados por las restricciones de movilidad, la incertidumbre y el aumento del ahorro.

En este entorno, el dato de IPC de marzo de EEUU ha confirmado el repunte de los precios proyectado en el escenario base previsto en 2021. En concreto, en un contexto marcado por el avance de los planes de vacunación, la aprobación del nuevo paquete de estímulos de 1,9 billones de $ de la Administración Biden y el mayor dinamismo en la creación de empleo (916.000 nuevos puestos de trabajo en marzo), la inflación de la economía estadounidense registró su mayor tasa mensual desde agosto de 2012 de un 0,6%, 0,2 pp superior a la del mes anterior (0,4% mensual). Así, ésta alcanzó un 2,6% anual, frente a su nivel de un 1,7% anual en febrero.

Esta evolución se apoya en el fuerte aumento de los costes de la energía de un 5% respecto a febrero, fundamentalmente de la gasolina (+9,1% mensual) ante la normalización del precio del crudo a niveles pre-pandemia. Un factor que explicaría aproximadamente un 50% del repunte del IPC de EEUU. Todo ello en una coyuntura en la que en términos interanuales los precios de la energía habrían experimentado un incremento de un 13,2% respecto a marzo de 2020, impulsados por el repunte de un 22,5% interanual de la gasolina. En contraste, la electricidad moderó su alza a un 2,5% interanual.

Paralelamente, en marzo los precios de la alimentación ralentizaron el crecimiento mostrado desde el inicio de la crisis sanitaria a un 0,1% mensual (vs. 0,2% mensual el mes anterior), situándose su avance interanual en un 3,5% respecto al mismo periodo del año anterior, tras alcanzar su máximo de un 4,5% interanual en junio de 2020.

Por su parte, la inflación subyacente, eliminando alimentos y energía, aceleró su repunte mensual a un 0,3%, 0,2 pp superior a su registro de febrero, hasta situarse en un 1,6% anual (vs. 1,3% anual el mes anterior). Una tendencia al alza explicada por el aumento del coste de la vivienda y el alojamiento, que representan un 42% del IPC subyacente, destacando el repunte de los precios de hoteles de un 4,4% mensual. Este incremento ha permitido reducir el descenso de sus precios desde el comienzo de la pandemia a un 7,6% anual en marzo (vs. -17,2% anual del mes anterior). Paralelamente, el coste del alquiler de primera residencia aumentó ligeramente un 0,2% mensual, si bien su avance interanual fue de un 1,8%, muy por debajo del registrado en marzo de 2020 (3,4% anual).

Este patrón de evolución de la inflación en EEUU confirma el significativo repunte proyectado tanto por el consenso del mercado como por los principales organismos internacionales. En este sentido, el FMI en la actualización de su escenario macroeconómico sitúa su nivel en un 2,3% anual a finales de 2021 y un 2,5% anual en 2022. De cara a los próximos 5 años, el organismo internacional proyecta que la inflación estadounidense se modere a un 2,3% anual, ligeramente por encima de las expectativas del consenso de analistas recogido por la Fed de St. Louis (2,1% anual).

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Singular Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Singular Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.Singular Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Autor

Economista jefe de Singular Bank. Entre 2013 y 2019 fue Directora del departamento de Economía del Círculo de Empresarios. Es Doctora en Economía por la Universidad San Pablo-CEU. Ha sido coordinadora del área académica de grado y es profesora de grado y de post grado de ESIC Business & Marketing School, donde imparte clases de Teoría Económica y Análisis del Entorno Económico. Ha publicado numerosos artículos en prensa y en diferentes libros sobre cuestiones relacionadas con la sociedad de la información y aspectos sociales de la política económica, entre otros temas. Su ensayo “Europa e Internet” recibió en 2000 el Premio del Instituto de Estudios Europeos, de la Universidad San Pablo-CEU, y Telefónica. Ha sido seleccionada como directiva de la iniciativa “Women to Watch” de PWC y es miembro de su Consejo Asesor.