914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Coyuntura actual económica. Semana del 15 al 21 de febrero

Coyuntura actual económica. Semana del 15 al 21 de febrero

Resiliencia del sector industrial en España en 2020

Tras el fuerte impacto inicial de la disrupción de la pandemia, desde el pasado mes de mayo el sector industrial español ha mostrado una progresiva recuperación y un comportamiento más resiliente que las actividades de servicios ante las restricciones adicionales de movilidad para frenar las nuevas olas de covid-19.

En diciembre, el índice de producción industrial en España revirtió su caída del mes anterior (-0,9% mensual), mostrando un incremento de un 1,1% respecto a noviembre. Así, registró su séptimo mes de avances desde que se inició la desescalada en mayo, si bien tras la temporada estival su evolución se ha visto lastrada por la reintroducción de medidas asociadas a la crisis sanitaria y el deterioro de la confianza y las perspectivas económicas a corto plazo. Adicionalmente, la significativa reducción de las actividades de consumo social, más afectadas por las restricciones, impacta negativamente en la fabricación de las industrias proveedoras de esta tipología de servicios.

Si bien el impacto negativo de la crisis del covid-19 ha sido generalizado por sectores, su evolución no ha sido homogénea. A partir de mayo la recuperación más intensa se concentró en la producción de bienes de consumo duradero y bienes de equipo, más afectados durante el periodo inicial de confinamiento. En contraste, mostraron un avance más moderado los sectores de bienes de consumo no duradero y energía, aunque este último experimentó un fuerte repunte en diciembre en un contexto de incremento de los precios de la energía. Por su parte, la industria de bienes intermedios fue la única que se situó desde agosto por encima de sus niveles de diciembre de 2019.

No obstante, la evolución positiva de los últimos meses no ha sido suficiente para revertir completamente las fuertes pérdidas acumuladas entre marzo y abril. En el conjunto del año 2020 la producción industrial se contrajo en media un 9,4% respecto al año anterior, su mayor caída en la última década (-15,1% promedio anual en 2009), registrando todos los sectores significativas caídas respecto a su media de 2019. Los mayores desplomes se produjeron en la industria de bienes de equipo (-15,5% promedio anual), lastrada por la caída de la inversión empresarial, y de bienes de consumo duradero (-13,6% promedio anual) ante el deterioro de la confianza de los consumidores y del mercado laboral y la pérdida de renta disponible.

El desempeño del sector industrial español en los últimos meses de 2020 superó el de Francia y Alemania tras sufrir un mayor desplome en el pico inicial de la pandemia. En concreto, en diciembre la producción industrial en Francia disminuyó por segundo mes consecutivo, retrocediendo un 0,8% respecto al mes anterior (vs. -0,7% mensual en noviembre) y manteniéndose un 4,9% por debajo de sus niveles de febrero de 2020. Una evolución explicada principalmente por la contracción de la industria manufacturera de un 1,7% mensual, su primera caída desde abril de 2020.

En el caso de Alemania, su producción industrial se mantuvo sin cambios respecto a noviembre, situándose un 3,6% por debajo de sus registros pre-pandemia. A pesar de ello, en diciembre se produjo un significativo incremento de la producción de bienes intermedios (+2,0% mensual) y de bienes de consumo (+2,6% mensual).

Sin embargo, en el conjunto del año 2020 el sector industrial alemán mostró un comportamiento más resiliente que el español, registrando una contracción de un 8,5% anual, 0,9 pp inferior a la de España (-9,4% anual).

En este contexto, la evolución de la crisis sanitaria, condicionada al control de las nuevas cepas del virus y el éxito de los planes de vacunación, así como la duración de las limitaciones a la actividad socioeconómica adoptadas por los gobiernos y el tono de la política fiscal, continuarán condicionando la recuperación del sector industrial.

En este sentido, según una encuesta realizada por el instituto Ifo de Alemania, sus empresas proyectan que las restricciones de coronavirus se prolonguen hasta mediados de septiembre. A pesar de ello, el avance de los planes de vacunación ha apoyado una ligera mejora de las expectativas de producción de los fabricantes alemanes, elevándose el indicador Ifo a 8,4 puntos en enero (frente a 5,1 puntos en diciembre). Por sectores, las mejores perspectivas se mantienen en la fabricación de bienes tecnológicos y farmacéuticos.

Actualización de las previsiones de la Comisión Europea

La Comisión Europea (CE) en su Informe de Previsiones Económicas de invierno ha actualizado a la baja su escenario de recuperación en 2021 ante el empeoramiento de la situación epidemiológica y la aparición de nuevas cepas de coronavirus, que han obligado a los gobiernos a endurecer las restricciones de movilidad desde finales del año pasado. Sin embargo, el inicio de los planes de vacunación y las perspectivas de que se acelere su ritmo en los próximos meses ante la normalización y flexibilización de los suministros permiten tener una mayor visibilidad a medio plazo. A estos factores se une además el actual tono expansivo de la política económica y la resolución del Brexit. En este escenario, se prevé una recuperación moderada de la actividad en el segundo trimestre, pero más sólida a partir del 3T, liderada por la reactivación del consumo privado y del comercio mundial.

En concreto, tras estimar que el PIB se contrajo en torno a un 6,5% anual el año pasado, la CE proyecta que en 2021 el crecimiento económico de la UE repunte un 3,7% anual en la UE y un 3,8% anual en la Eurozona. En el caso de la zona monetaria, esta previsión supone una revisión a la baja de 0,4 pp respecto a la realizada anteriormente en su informe de otoño.

Tras la recesión sin precedentes de 2020, se observa una significativa dispersión en el ritmo de recuperación del PIB previsto este año entre los países miembros de la zona monetaria:

  • El mayor crecimiento se produciría en España (+5,6% anual) tras sufrir la contracción más acusada en 2020 de un 11% anual, seguido de Francia (+5,5% anual vs. -8,3% el año pasado). En este sentido, España es la única entre las principales economías de la zona monetaria cuya previsión ha mejorado frente al anterior escenario presentado en otoño (+0,2 pp).
  • La CE ha reducido el repunte del PIB de Italia y Alemania a un 3,4% (-0,7 pp respecto a la previsión anterior) y un 3,2% anual (-0,3 pp), respectivamente, situándose en ambos casos por debajo de la media de la Eurozona.
  • La recuperación más moderada se registraría en Países Bajos (+1,8%) y Austria (+2,0%), siendo esta economía la que ha sufrido una mayor revisión a la baja de su proyección (+4,1% anterior).

En 2022, la CE proyecta un crecimiento económico de la Eurozona 0,8 pp superior al previsto en su escenario de otoño, elevándolo a un 3,8% anual (vs. 3,0% anterior), igualando la tasa estimada este año.

Entre los países de la zona monetaria, los mayores avances del PIB en 2022 se registrarían en Malta (+5,4%), Eslovaquia (+5,4%) y España (+5,3%), mientras que los de Italia y Alemania se moderarían a un 3,5% y un 3,1% anual, situándose por debajo de la media del bloque. A su vez, Francia crecería un 4,4% anual. Por su parte, las economías que mostrarían menores tasas de crecimiento económico serían Finlandia (+2,0%) y Países Bajos (+3,0% anual).

La Comisión Europea destaca un mayor equilibrio entre los factores y los riesgos que podrían determinar la senda de recuperación económica. En este sentido, desde octubre se han despejado las incertidumbres asociadas a la salida de Reino Unido de la UE, con un acuerdo que reduce su impacto económico y las tensiones comerciales. Todo ello unido al resultado de las elecciones de EEUU, donde la nueva Administración Biden podría relanzar las relaciones entre ambos bloques económicos.

Adicionalmente, los factores que podrían elevar el ritmo de crecimiento de la zona monetaria serían el control de la pandemia y el éxito de los planes de vacunación, que apoyarían el repunte del sentimiento económico, el consumo de los hogares y la inversión empresarial. En este sentido, serían clave los elevados niveles de ahorro privado, el tono expansivo de la política económica y el reducido coste de la financiación. A su vez, la puesta en marcha del fondo Next Generation EU sería otro catalizador del dinamismo de la actividad socioeconómica en la Eurozona. Sin embargo, los mayores riesgos se mantienen asociados a la evolución de la pandemia, la aparición de nuevas cepas de coronavirus y el retraso de los planes de vacunación. Todos estos factores obligarían a retrasar la normalización progresiva de la actividad socioeconómica, lo que tendría consecuencias negativas en la confianza y la demanda del sector privado. Un escenario que podría profundizar las heridas sociales y los daños estructurales en el tejido empresarial y en el mercado laboral. Este entorno provocaría mayores niveles de desempleo y un incremento de las quiebras empresariales, con implicaciones negativas en términos de desigualdad y cohesión social.

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Singular Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Singular Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.Singular Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Autor

Economista jefe de Singular Bank. Entre 2013 y 2019 fue Directora del departamento de Economía del Círculo de Empresarios. Es Doctora en Economía por la Universidad San Pablo-CEU. Ha sido coordinadora del área académica de grado y es profesora de grado y de post grado de ESIC Business & Marketing School, donde imparte clases de Teoría Económica y Análisis del Entorno Económico. Ha publicado numerosos artículos en prensa y en diferentes libros sobre cuestiones relacionadas con la sociedad de la información y aspectos sociales de la política económica, entre otros temas. Su ensayo “Europa e Internet” recibió en 2000 el Premio del Instituto de Estudios Europeos, de la Universidad San Pablo-CEU, y Telefónica. Ha sido seleccionada como directiva de la iniciativa “Women to Watch” de PWC y es miembro de su Consejo Asesor.