914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Cambio de hora: cómo rentabilizar tu tiempo

Cambio de hora: cómo rentabilizar tu tiempo

Como cada año, a finales de octubre se produce el habitual cambio de hora. A las 3 son las 2, o lo que es lo mismo, se retrasa una hora el reloj. De este modo, se adapta el huso horario a la luz solar disponible, ya que el movimiento de la tierra la aleja del sol en invierno, lo que reduce las horas de luz solar disponibles cada día. Atrasando una hora el reloj se intenta acompasar el horario laboral y lectivo al calendario solar, aprovechando mejor las horas de luz al día.

¿Implica este nuevo horario algún cambio en los turnos laborales o escolares? Seguramente, para casi nadie, pero sí es cierto que las rutinas cambian, ya que los seres humanos tendemos a acoplarnos a las horas de luz que tengamos para realizar las principales tareas.

El problema que surge con el cambio de hora es que anochece antes, ya que hemos atrasado una hora el reloj, por lo que mucha gente piensa que el día no le cunde nada, pues a las 6 de la tarde ya es de noche y sus pilas automáticamente se apagan. Si quieres que el tiempo te dé más de sí en los próximos seis meses (hasta que vuelvan a cambiar de hora), sigue leyendo.

Tips para sacar provecho al horario de invierno

  1. Levántate una hora antes. Suena realmente mal, pero si te levantas una hora antes, tendrás una hora más para hacer todo eso que quieres hacer durante el día, lo que te permitirá acabar antes por las tardes y, para cuando se haga de noche, podrás descansar. Intenta, a la par, acostarte una hora antes para así encajar los ritmos de sueño y que no te conviertas en un zombie.
  2. Elabora un horario. Para no ir todo el día dando tumbos, elabora un horario en el que especifiques en cada hora las tareas correspondientes. El simple hecho de hacerlo te motivará a cumplirlo y no te sentirás tan perdido. Intenta que el horario sea equilibrado y que las horas de trabajo y descanso sean proporcionales.
  3. Utiliza la agenda. Da igual si es de papel o electrónica, si empleas una agenda tendrás bien ordenadas tus tareas diarias y es un complemento perfecto al horario establecido. Además, evitarás que se te acumulen cosas pendientes.
  4. Aprovecha para hacer un nuevo plan de ahorro. Hora nueva, vida nueva. Durante el invierno  salimos menos por este horario en el que predomina la noche, algo que puede venir muy bien para fijar un nuevo plan de ahorro con la vista puesta en las próximas vacaciones e incluso de cara a las navidades. No hay mal que por bien no venga y el horario nuevo puede ser un revulsivo para tu bolsillo
  5. Actualiza tu presupuesto mensual. En línea con lo anterior, si nos ponemos una meta de ahorro, es necesario que elaboremos un ‘presupuesto especial de invierno’ para lograr ese objetivo. Ya sabes que el presupuesto es esencial en cualquier hogar para cualquier época, pues será vital para poder llevar la economía familiar saneada.
  6. Busca alternativas de inversión. El hecho de tener más tiempo libre ‘en casa’ permite también que puedas estudiar distintas alternativas para rentabilizar tus ahorros, como empezar a operar en bolsa por canales online o actualizar tus conocimientos financieros. Nunca está de más dedicar un poco de tiempo a hacer crecer tu patrimonio, y más cuando hace frío fuera.
  7. Come a horas fijas. Un mal muy común en España consiste en las horas tan tardías a las que comemos. Esto hace que retrasemos el momento de irnos a dormir hasta la madrugada, lo que es muy nocivo para el organismo y para nuestro desempeño. Intenta poner una hora fija para las comidas y, lo más difícil, cumplirla
  8. Adiós smartphone. Si sabes que en invierno te cuesta más concentrarte, intenta que las horas en las que no te queda más remedio que hacerlo no haya ninguna distracción de por medio. ¿Esto qué significa? Que durante las horas en las que estés trabajando/estudiando debes apagar el móvil o dejarlo fuera del cuarto en el que lo hagas y centrarte en la tarea que tienes delante. El smartphone es el principal entretenimiento que tenemos hoy en día y, si paramos cada cierto tiempo a mirarlo, no rendiremos lo que nos gustaría. Si te deshaces de él por unas horas sacarás mucho más provecho al tiempo.
  9. De una en una. Los seres humanos nos hemos convertido en multitasking o multitarea. Ahora hacemos muchas cosas a la vez e intentamos llegar a todo, lo cual es un error garrafal, porque esto hace que no demos el 100% en cada tarea. Intenta ir una a una, de modo que podrás tachar de tu lista lo que vayas haciendo y serás más productivo que si intentas hacer mil cosas a la vez.
  10. Haz deporte. Aunque en invierno cuesta mucho más, deja un rato al día -o al menos tres veces a la semana- para hacer deporte, no lo abandones. Bien sea correr, caminar, montar en bici, nadar o ir al gimnasio, podrás oxigenar la mente y también el cuerpo, descargarás el estrés y te sentirás más pleno de energía. Es esencial que liberes tu mente para cargar pilas y ser así más productivo. Además, dormirás mucho mejor y estarás más sano.