902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

¿Cuánto te cuesta tu tiempo libre? Así gastamos los españoles en ocio

¿Cuánto te cuesta tu tiempo libre? Así gastamos los españoles en ocio

Vivimos con la agenda apretada casi todo el año: de lunes a viernes dedicando gran parte del día al trabajo, los fines de semana aunque con calma, exprimiendo las horas para disfrutar al máximo y completar aquellas tareas que no da tiempo entre semana. En esta sociedad donde ocio y trabajo luchan por llevarse más horas de nuestra vida, el ahorro juega un papel importante para encontrar el equilibrio.

La paradoja de la vida súper ocupada.

Está científicamente comprobado que necesitamos descansar. Que dividir la jornada en tres sería lo recomendable: 8 horas de sueño, 8 de trabajo y 8 de ocio. Todos firmaríamos ahora mismo esas condiciones. Sin embargo, en los medios y en las conversaciones cotidianas parece suceder lo contrario: “vivo que no vivo”, “es que estoy que no paro”, “entre el trabajo, la casa y ahora esto, es que necesito vacaciones ya”, “como me toque la lotería lo mando todo a…”. Una mezcla de orgullo por ser tan productivo y, a la vez, autocompasión se desprenden de esas palabras.

Rat race o carrera de ratas es un término anglosajón que se refiere a la forma de vivir de los países occidentales y en general de las sociedades modernas, donde sus habitantes compiten para lograr dinero y poder. Una expresión muy crítica de la realidad que a veces vemos en nuestro entorno y que cada uno deberíamos saber detectar antes de ser parte de esa caótica carrera. Porque ese ritmo de vida non-stop, llena cuentas de euros a la vez que resta bienestar.

Hay estudios que prueban que una semana de 55 horas de trabajo, lejos de ser un orgullo personal, incrementa un 40% el riesgo de fibrilación auricular. En Japón, el exceso de dedicación al trabajo es un verdadero problema y el gobierno ya lucha por combatir los karōshi, los muertos por trabajar demasiado.

así gastamos los españoles en ocio

Ahorro para encontrar el equilibrio entre ocio y trabajo.

Si te preocupa tu economía, de sobra sabes que para alcanzar el equilibrio en la ecuación más simple del ahorro (ahorro = ingresos – gastos) necesitas planificar las vías de entrada y salida de tu dinero. La forma más fácil es mediante presupuestos.

Sí, como no tengo ya cosas, encima me voy a poner a hacer presupuestos también en casa”. Tranquilidad, porque no se trata de una tarea que te lleve horas, ni siquiera es imprescindible sentarse a hacer cuentas. Basta con revisar de vez en cuando las cuentas del banco, tener claro cuánto ingresas y poner un tope a tus gastos para lograr ahorrar X euros al mes.

Y esos X euros de ahorro, pues los dedicas a lo que quieras o a lo que creas más conveniente:

  • Los inviertes para que la inflación no se los coma.
  • Los guardas para imprevistos.
  • Los guardas para un desembolso que esperas en los próximos meses (coche, estudios, obra en casa…)
  • Y claro está, a tus vacaciones.

¿Cuánto te cuesta tu tiempo libre?

Antes de nada, reflexionemos cada uno sobre cuánto tiempo libre tenemos. Para calcularlo, resulta útil descartar las actividades del día que no son ocio y distinguir entre días de trabajo y días de descanso (festivos, fines de semana y vacaciones). Por ejemplo:

En un día de trabajo:

Festivos, fines de semana y vacaciones:

  • Obligaciones personales y familiares (5 horas).
  • Horas de sueño (8 horas).
  • Ocio: 11 horas.

Aunque a todos nos gustaría que las horas de ocio fueran más abundantes, la realidad es que la jornada laboral y las obligaciones limitan el tiempo libre demasiado como para además ponerse a calcular cuánto nos está costando ese ocio. Y éste puede ser precisamente el agujero de muchas economías domésticas: caprichos, derroche y gastos completamente innecesarios confunden la experiencia de dedicar unas horas del día a lo que más nos apetezca con dedicar unas horas del día a gastar en todo lo que nos apetezca.

  • En los días entre semana, y volviendo al tema del presupuesto, si tuviésemos ajustado cuánto (aproximadamente) podemos dedicar a este tipo de gastos innecesarios –porque tampoco consiste en erradicarlos, ni en volverse tacaños–, con total seguridad disfrutaríamos del tiempo libre sin derrochar los euros que tanto trabajo nos cuesta ganar durante el resto del día.
  • Y para las vacaciones y fines de semana, donde el ocio es el verdadero protagonista, el ahorro es la clave. Porque se trata de períodos que implican mayores gastos, que podremos afrontar sin problemas si nos hemos anticipado, ahorrando una cantidad para esos días de tiempo libre. Sin ahorro, gastar más en vacaciones pasa por pedir prestado. Y pedir prestado implica condicionar el ocio en el futuro, porque habrá que devolver ese préstamo, más sus intereses.
así gastamos los españoles en ocio

Así gastamos los españoles en ocio

¿Alguna vez has calculado cuánto pagas por tus actividades de tiempo libre? Si sientes curiosidad, saca la calculadora del móvil y empieza a sumar conceptos: viajes, comidas fuera, cine, cafés, eventos, ropa y accesorios necesarios…

Como referencia, puedes mirar los resultados de la última encuesta de presupuestos familiares del INE. De ella se desprende que los españoles gastamos en tiempo libre 4.263 euros anuales (un 16,7% del gasto anual). Es el agregado de gastos en ocio y cultura (1.791 euros) y de restaurantes y hoteles (2.472 euros).

Respecto a las vacaciones, el Barómetro Internacional de Verano 2019, elaborado por Ferratum, indica que España es el tercer país con mayor gasto previsto en 2019, con un 51% (1.047 euros) de sus ingresos familiares (tras México y Bulgaria), cuando la media de los países incluidos en el estudio es del 34%. Del mismo informe se extrae la distribución de los principales gastos durante el verano en España:

  • 21% en viajes nacionales.
  • 19% en actividades veraniegas.
  • 11% en actividades personales y familiares.
  • 10% en ropa de verano y moda.
  • 8% en viajar al extranjero.

Por último, centrándonos en viajes, los datos de Consumo en España 2018, del Observatorio de Cetelem, apuntan a que los españoles gastamos un 5% más en viajes que el año anterior, llegando a los 1.200 euros anuales.