914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Ahorrando en el plan de pensiones… de tu familia

Ahorrando en el plan de pensiones… de tu familia

En el momento en que somos conscientes que se acerca el final de año, todos intentamos gestionar en la medida de lo posible nuestra factura fiscal para el ejercicio que se cierra. Hay dos vías clásicas para optimizarla:

 – Amortizar hasta el límite legal tu hipoteca, si compraste tu vivienda habitual antes de 2013.

 – Aportar al plan de pensiones propio, con un máximo de 8.000€ anuales o del 30% de los rendimientos brutos obtenidos, el menor de los dos.

Hoy vamos a ver qué podemos hacer con los planes de pensiones, además de aportar al nuestro propio, para mejorar nuestra factura fiscal y tener un capital ahorrado para la jubilación.

Aportar al plan de pensiones del cónyuge

Si hemos llegado al límite legal para hacer aportaciones a nuestro plan de pensiones, tenemos otra vía para incrementar las aportaciones y que éstas nos beneficien en nuestra declaración de la renta: aportar al plan de pensiones de nuestro cónyuge.

El límite de las aportaciones está fijado en 2.500 euros anuales, pero debe cumplirse que los ingresos generados por el cónyuge sean inferiores a los 8.000 euros anuales. En la práctica, esto funcionará en los casos en que uno de los miembros de la pareja trabaje y el otro no, o que solo perciba una ayuda inferior a ese total. Si ambos trabajan, posiblemente no sea una opción válida teniendo en cuenta únicamente los efectos fiscales (¡no es lo único en lo que tenemos que pensar a la hora de ahorrar/invertir!).

Otra ventaja de estas aportaciones es que están exentas en el impuesto de sucesiones y donaciones, por coherencia, ya que no tendría sentido que nos pudiéramos desgravar en la renta, pero en cambio nos hicieran tributar por donación.

Aportar a personas con alguna minusvalía

Otra vía que seguramente no conozcas es aportar en favor de una persona con una discapacidad. Las condiciones para hacerlo son que exista una minusvalía física igual o superior al 65%, o psíquica igual o superior al 33%, así como de personas que tengan una incapacidad declarada judicialmente.

Podrán hacer aportaciones el propio discapacitado, sus familiares directos hasta tercer grado (padres, hijos, abuelos, hermanos, tíos…) o el tutor de la persona.

El límite en este caso para los que no son titulares, es decir, los familiares, es de 10.000 euros anuales.

Aportaciones para tus hijos

Si lo que queremos es ahorrar para nuestros hijos, tendremos que buscar otras alternativas fuera de los planes de pensiones.

Sin duda, nunca es pronto para empezar a fomentar el ahorro y la inversión en su futuro, si bien en este caso podremos hacerlo a través de seguros de ahorro o fondos de inversión. Hacer aportaciones periódicas a fondos de inversión puede ser interesante, ya que el horizonte temporal es el muy largo, y en esos plazos históricamente la renta variable siempre ha tenido mejores rentabilidades que la renta fija (la inflación juega un papel clave).

En Self Bank puedes consultar una amplia oferta de fondos de inversión, además hay unas cestas de valores que te simplificarán en gran medida el proceso.

No esperes a última hora

Siempre tenemos tendencia a dejarlo todo para el final, y en las aportaciones a los planes de pensiones cada año nos pasa lo mismo. En cambio, es mucha mejor opción realizar aportaciones periódicas durante el año.

Con ello conseguimos una diversificación temporal que nos aleja de invertir en el peor momento. Es cierto que tampoco conseguiremos hacerlo en el momento óptimo, pero para qué vamos a engañarnos, casi nadie consigue comprar en mínimos. Por eso, en la inversión se consiguen rentabilidades muy interesantes evitando los grandes errores.

Es una inversión

De la misma forma que cuando decidimos aportar a un fondo de inversión o compramos una acción hacemos un mínimo análisis del producto antes de ejecutar la operación, y luego lo vamos siguiendo a lo largo del tiempo, deberíamos hacer lo mismo con los planes de pensiones.

Al igual que en los fondos, traspasar el dinero de un plan de pensiones es rápido y gratis. Por tanto, si aportamos a un plan de pensiones y posteriormente vemos que su rendimiento no se corresponde con lo esperado, podemos irnos en cualquier momento a otro producto o gestora.