902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Reto Self Bank: mis primeras vacaciones sin dejar la cuenta a cero

Reto Self Bank: mis primeras vacaciones sin dejar la cuenta a cero

Queda muy poco para que España se vaya de vacaciones. Después de un largo año de trabajo y esfuerzo, llegan las merecidas vacaciones, momento en el que todos queremos irnos lo más lejos posible para desconectar y recargar las pilas. Pero eso tiene un precio, y la mayoría de los años no llegamos a él.

No obstante, este año poder pagar las vacaciones soñadas no es tan difícil. Es más, no es tan difícil poder viajar a ese destino de ensueño sin tener que arruinarse por ello. ¿Cómo? Con una buena planificación. Ese es el secreto para tener las mejores vacaciones sin llegar a septiembre con la cuenta a cero, y desde Self Bank vamos a diseñar un programa para que este reto sea más llevadero.

Porque el ahorro, más que un sacrificio, es un hábito. Y si nos acostumbramos a ahorrar, la economía de nuestro hogar se verá muy favorecida. Además de que siempre podremos hacer frente a una urgencia o darnos ese capricho con el que llevamos mucho tiempo soñando. No obstante, para llegar a ese punto hay que trabajar los hábitos y nuestra propia cultura financiera. Y eso es lo que vamos a hacer a partir de ya.

Ahorro gracias a las nuevas tecnologías

En las siguientes cuatro semanas vamos a ir dando los pasos precisos para poder conseguir ese objetivo de ahorro de cara a las vacaciones de verano. Es importante resaltar desde el minuto uno que este reto va a estar muy apoyado en Internet, las nuevas tecnologías y las redes sociales. ¿Por qué? Porque el desarrollo tecnológico ha puesto al alcance de nuestra mano todo un mundo de posibilidades en muchos ámbitos, y el turístico es solo uno más de ellos.

Gracias a Internet es más sencillo conseguir ofertas y precios competitivos en hoteles, vuelos, visitas turísticas… Y no solo eso. Ha potenciado el ‘boom’ de la economía colaborativa y ha dado a luz a plataformas de alquiler vacacional o intercambio de casa que permiten ahorrar a la hora de irse de vacaciones y vivir otro tipo de experiencia.

Pero no solo se trata de conseguir ‘chollos’. El auge del smartphone y sus múltiples posibilidades también han dado alas al desarrollo de aplicaciones financieras, entre las que están, como no, las que permiten ahorrar. ¿Cómo? A través de la elaboración de un presupuesto mensual con nuestros ingresos y gastos.

Estas aplicaciones van registrando todos los movimientos de nuestras cuentas bancarias y avisándonos de cómo están nuestras finanzas a cada momento. Además, permiten saber cuál es el objetivo de ahorro con más visos de prosperar y cómo va desarrollándose el reto. Un buen ‘Pepito Grillo’ -o conciencia- para los que les cuesta más ahorrar, ya que es el propio móvil el que va alertando de todos los cambios en la cuenta bancaria.

Sin olvidar los métodos tradicionales

No obstante, este reto también tiene su parte tradicional y cultural. Esa que ha pasado durante años de padres a hijos sin la necesidad de Internet de por medio. Porque hay técnicas para ahorrar que se llevan practicando desde hace cientos de años que todavía siguen siendo válidas y que reforzarán la parte online del reto.

¿Quién dijo que meter todas las semanas o todos los días dinero en una hucha no es buen método de ahorro? A pesar de que casi nadie guarda ya el dinero en casa bajo el colchón, casi todos los niños reciben una hucha como regalo en algún momento de su vida, ya que es un método cómodo, sencillo y con un toque divertido con el objetivo de que, desde pequeñas, las personas vayan cogiendo un hábito de ahorro.

Para los mayores, más de lo mismo. Además, la ventaja -que también puede ser una desventaja- de la hucha es que se puede disponer de ese dinero ahorrado al instante. Igualmente, ver la hucha diariamente refuerza la motivación para el ahorro y anima a meter esa calderilla que ha sobrado del día.

Pero la hucha también puede ser una cuenta bancaria abierta especialmente para las vacaciones. Una técnica que para algunos es incluso más válida, pues pueden dar la orden al banco de que cada mes coja una cantidad determinada de la nómina y la guarde en esta ‘hucha’. El hecho de que no veamos la transacción ni la hagamos nosotros mismos puede ser mejor para algunos, ya que para echar dinero en la hucha hay que tener voluntad; en este caso el banco lo hace por nosotros y evita ‘que se nos olvide’. Así pasa igualmente a la hora de recuperarlo. Para ello habrá que ir al banco o sacarlo con una tarjeta, lo que lleva más tiempo que romper la hucha y disuade.

Así, a lo largo de las próximas semanas iremos desgranando cómo llevar a cabo este particular reto de ahorro para vivir unas vacaciones inolvidables sin arruinarnos. ¿Estás preparado?

Reto Self Bank

Semana 1 → Mis primeras vacaciones sin dejar la cuenta a cero

Semana 2 → ¿Qué es eso del presupuesto? Cómo estructurar tus finanzas personales de cara al verano

Semana 3 → Los detalles que te harán ahorrar de cara a este verano

erano

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn