902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Reto Self Bank: Los detalles que te harán ahorrar de cara a este verano

Reto Self Bank: Los detalles que te harán ahorrar de cara a este verano

Las vacaciones son ese oasis que necesitamos en medio del desierto que supone el duro trabajo todo el año. Por eso queremos que sean especiales, únicas, irrepetibles… Adjetivos que suelen llevar aparejada una buena cantidad de dinero para disfrutar de esas experiencias únicas. Eso hace que muchas veces lleguemos a septiembre con la cuenta tiritando. Por eso, este verano vamos a darle la vuelta a la situación y afrontar las vacaciones del mejor modo, con el reto de Self Bank.

Si bien ya llevamos unas semanas con el reto, todavía nos queda recorrer un trecho del camino para conseguir el objetivo de no arruinarnos al exprimir al máximo el verano. Y para ello es conveniente reparar en los detalles. Esos pequeños gastos cotidianos, del día a día, pero que a la larga y viéndose en su conjunto pueden suponer mucho para ahorrar de cara a las vacaciones.

Sí, porque para irnos de vacaciones tenemos que contar con un colchón y no fiarlo todo a la paga extra de verano -para el que la tenga-. Es cierto que en función del destino y la duración, el viaje será más caro o barato, pero conviene ahorrar antes para afrontar esos gastos. Primero porque siempre suelen ser mayores de lo previsto en principio y, segundo, porque es indispensable para no quedarnos con la cuenta a cero a la vuelta.

Cuenta verano

Como ya comentamos en post anteriores, el presupuesto del viaje es fundamental para empezar a ahorrar con antelación y no tener que hacer malabares para poder disfrutar de las merecidas vacaciones. Porque la palabra clave para afrontar este reto es el ahorro. Si no se va guardando dinero de cara a las vacaciones con antelación, será más difícil conseguir llegar a septiembre con holgura.

Algo que puede ser muy útil para conseguir nuestro objetivo de ahorro es abrir una cuenta bancaria específica para las vacaciones. Tiene la ventaja de que no la tendrás a la vista, de modo que no habrá tanta tentación de sacar el dinero para otros gastos como ocurre si tienes el dinero en efectivo. En esta cuenta se puede ir depositando mensualmente una cantidad para tener ese ahorro extra de cara a las vacaciones. Por ejemplo la Cuenta Self es una cuenta totalmente gratuita que no tiene comisiones y tiene tarjetas gratis, una buena solución que que tengas una cuenta específica de ahorro.

Además, una buena solución es programar transferencia mensuales periódicas entre tu Cuenta Corriente y tu Cuenta de Ahorro, en Self Bank puedes hacerlo de forma muy sencilla tal y cómo puedes ver en la imagen. De esta forma no habrá lugar a olvidos o que te dé ‘pereza’ a la hora de ingresarlo. Por ejemplo podemos transferir 100 euros de la nómina a esta cuenta vacaciones, de modo que, sin darnos cuenta, iremos acumulando un pequeño saldo que puede ser fundamental para algún gasto de última hora. Además en la Cuenta Ahorro Self todo el dinero que ingreses se remunerará al 0,15%TAE. Con una cuenta vacaciones, el ahorro pasará a ser otra ‘factura’ más.

La hucha nunca pasa de moda

Ya sabemos que ahorrar es complicado, sobre todo en un país como España, donde no se entiende la vida sin planes de ocio, sin salir a la calle y sin compartir momentos con los amigos y familiares casi siempre en torno a una buena mesa. Planes a los que no hay que renunciar por las vacaciones si se usan pequeños trucos.

¿Y qué mejor que una hucha? Sí, esa típica hucha que nos regalaban a casi todos cuando éramos pequeños para que empezáramos a ahorrar y que teníamos como un tesoro al que nadie podía acercarse. De cara a las vacaciones tienes que hacerte con una hucha para ir echando las monedas que quedan en el monedero del día o marcarte una  cantidad semanal que se ajuste al presupuesto y de la que se pueda prescindir durante una temporada. Por ejemplo, 20 euros a la semana deben ir sí o sí a la hucha a partir de hoy. Y es mejor echarlos un día en el que no haya muchos gastos, como el lunes, martes o miércoles, que son días en los que se sale menos y hay menos tentación de ‘olvidar este propósito de ahorro.

Este pequeño gesto puede suponer mucho en verano, pues contaremos con una cantidad adicional que puede solucionar alguna partida de gasto de las vacaciones -como la gasolina del coche, las compras de avituallamiento -crema solar, bañador, chanclas para la playa…-, una excursión extra o una cena en algún restaurante de categoría-. Por ello, la hucha es una herramienta muy efectiva para los gastos de última hora o para algún capricho que no entra dentro del presupuesto.

Para que el método sea más efectivo, hazte con una hucha que solo se pueda abrir si se rompe, así será más difícil caer en la tentación de coger algunos eurillos sueltos de vez en cuando.

No abuses del coche

En este objetivo de ahorro es importante prescindir de algunas cosas que nos hacen gastar más de lo debido. Y eso no solo vale para el verano, sino para el resto del año. Por ejemplo, ¿te has planteado alguna vez lo que podrías ahorrar si en vez de ir en coche a todas partes cogieses más el transporte público? ¿O caminases?

Pues para esas vacaciones de ensueño, deja de planteártelo y hazlo realidad. Si en los meses anteriores a las vacaciones cogemos el coche lo justo, el bolsillo lo notará de manera considerable. Porque no se trata sólo de la gasolina, sino de las posibles averías, puestas a punto…e incluso posibles multas. Yendo en transporte público, en bicicleta o caminando, no tendrás estos problemas.

Así que hazte con el abono o tarjeta de transporte de tu ciudad -que es más económico que comprar billetes sencillos- o pon a punto tu vieja bici. Además, con la llegada del buen tiempo no cuesta tanto ir a hacer la compra andando o a recoger a los niños al colegio en autobús.

Porque no solo vas a ahorrar dinero, sino también en salud. Adiós al estrés por encontrar aparcamiento.

Ofertas, descuentos…

Para lograr el reto también hay que saber buscar. Sí, porque el ahorro no se consigue solo guardando dinero, también se puede gastar y ahorrar a la vez. Esto supone dedicar un poco de tiempo para encontrar ofertas y promociones que pueden abaratar las vacaciones o nuestros hábitos cotidianos.

Se trata de bucear por la red en busca de ofertas en viajes, vuelos, combustible, restaurantes… Las promociones están a la orden del día y es en Internet donde se cocina la mayoría. Sobre todo en las redes sociales, pues muchas empresas y marcas sacan ofertas para sus followers o destinadas a captar más seguidores. Por ello hay que buscar en diferentes webs y plataformas de viajes por si tienen alguna oferta para viajar al destino que queremos o en otros servicios.

Lo mismo pasa con los hábitos del día a día. La cesta de la compra, las salidas con amigos, el gimnasio o la peluquería. Las ofertas y descuentos también son muy comunes en las tiendas y supermercados, así como en muchos restaurantes y actividades culturales. Se trata de buscar para encontrar lo que queremos pero un poco más barato con el objetivo de disfrutar de las mejores vacaciones.

¿Qué te parece si te marcas el objetivo de por lo menos dos planes al mes en lo que queda hasta las vacaciones hacerlos en base a las ofertas que encuentres por internet, y el dinero ahorrado lo destinas a la cuenta verano o a la hucha? Al final, todo suma…

Reto Self Bank

Semana 1 → Mis primeras vacaciones sin dejar la cuenta a cero

Semana 2 → ¿Qué es eso del presupuesto? Cómo estructurar tus finanzas personales de cara al verano

Semana 3 → Los detalles que te harán ahorrar de cara a este verano

Semana 4 → Busca y rebusca para tener unas vacaciones de ensueño sin tirar la casa por la ventana 

Semana 5 → El último esfuerzo antes de hacer la maleta es calcular lo que vas a gastar en el viaje 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn