902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

La inversión socialmente responsable, una inversión de futuro

La inversión socialmente responsable, una inversión de futuro

Uno de los objetivos primordiales de los inversores es batir al mercado. Sin embargo, y aun no perdiendo de vista este propósito, muchos de ellos han comenzado también a incluir determinados criterios a la hora de seleccionar toda o parte de su cartera, y entre estos, la inversión socialmente responsable ha cobrado una gran fuerza, ya que permite aunar la obtención de una rentabilidad con la búsqueda de una sociedad más justa.

La inversión socialmente responsable se materializa habitualmente a través de fondos de inversión centrados en este tipo de empresas. Hoy en día existe una mayor conciencia por parte de la población en general y de los inversores en particular acerca de la importancia de los criterios éticos y de sostenibilidad de los negocios. Esto ha favorecido el crecimiento en los últimos años de esta modalidad inversora, llegando a ser un 25% de los fondos gestionados en Europa (porcentaje que en Francia se eleva hasta el 53%, con alrededor de 400 fondos de inversión socialmente responsables).

Oportunidades de negocio socialmente responsables ¿Qué es una inversión socialmente responsable (ISR)? Es aquella que, además de los criterios propios de una inversión, aplica criterios sociales y medioambientales. También es conocida en otras ocasiones como inversión ética.

A través de esta modalidad se garantiza al inversor que no va a meter su dinero en negocios con los que no esté de acuerdo (armamentístico, juegos de azar, tabaco…) y que, por el contrario, el dinero se invertirá en negocios con unos adecuados estándares en relación con el cuidado del medio ambiente y el desarrollo social, con buenas prácticas en cuanto al gobierno corporativo y a la transparencia; es decir, que cumple los criterios ASG (medioambientales, sociales y de buen gobierno).

En función de estos criterios, las empresas pueden ser consideradas socialmente responsables y formar parte de los fondos de inversión éticos, que, en algunos casos, también destinan parte de sus comisiones a determinadas oenegés, reforzando el carácter social de esa inversión.

Medio Ambiente

La inversión en Medio Ambiente puede tener varias vertientes. Por una parte, se trataría de invertir en empresas respetuosas con el medio natural, con buenas prácticas relacionadas con este ámbito: que cuenten con una certificación ISO 14001, una adecuada gestión de residuos y del control de la contaminación, planes para evitar y gestionar los riesgos medioambientales, etcétera.

Por otra parte, estarían las compañías directamente relacionadas con las energías sostenibles, más ecológicas y respetuosas con el medio ambiente. En los últimos años se ha ido incrementando progresivamente la temperatura del planeta, y la preocupación por el cambio climático —más allá del debate que pueda existir entre sus defensores y sus detractores— ha llevado a que muchas empresas, pero también algunos gobiernos, sobre todo en Europa, hayan impulsado el crecimiento de las energías renovables. De esta manera, por ejemplo, Alemania ha superado los 40 GW de capacidad instalada en cuanto a las energías renovables, disminuyendo su dependencia de los combustibles fósiles y propiciando un ambiente más puro.

Comercio justo con países en vías de desarrollo

De la misma manera que han surgido las tiendas de comercio justo, en muchos casos auspiciadas por algunas oenegés, también existen empresas con un compromiso de comercio justo con los países en vías de desarrollo.

Ambas comparten, de alguna manera, el mismo ideario: la creación de oportunidades para los productores de países o sectores de la población desfavorecidos, que les permitan no sólo aliviar su pobreza, sino también crear un medio de vida sostenible. Para ello, se crean relaciones comerciales a largo plazo basadas en la confianza y el respeto mutuo, promoviendo la identidad cultural y los productos propios de ese país y abonando un precio justo por ellos.

Una sociedad más justa

La inversión socialmente responsable busca, en definitiva, una sociedad más justa. A través de la redistribución de parte de los beneficios hacia los países o los sectores de población más desfavorecidos, a través del cuidado del medio ambiente, para una mejor salud, tanto de las generaciones actuales como futuras, y evitando aquellas inversiones que pueden fomentar la explotación de las personas o el empeoramiento de la calidad de vida (o incluso, la muerte), como determinadas industrias del vicio, o la armamentística.

Cómo invertir en empresas y negocios que tienen buenas políticas de responsabilidad social corporativa

Muchas empresas tienen manuales de buenas prácticas y/o de responsabilidad social corporativa. Sin embargo, puede resultar complicado para el inversor medio dedicarse a buscar este tipo de compañías, leer lo que explican en sus manuales y confiar en que ello sea así.

Por eso, lo más práctico a la hora de invertir es buscar fondos de inversión socialmente responsable. De esta manera, se cuenta con la garantía de que la selección de ese tipo de compañías ya ha sido realizada por los gestores del fondo, y “simplemente” quedaría elegir el que más se adecúe a nuestros gustos, y tratar de guiarse por los criterios de rentabilidad inherentes a las inversiones.

 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros. Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn