902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

La exclusión financiera en España y la solución del banco online

La exclusión financiera en España y la solución del banco online

Históricamente, la exclusión financiera es un término más relacionado con los países poco desarrollados y/o en los que existe una gran dispersión geográfica que dificulta la existencia de oficinas bancarias cercanas a toda la población.

En el caso de nuestro país, España ha sido tradicionalmente uno de los países con más oficinas bancarias por habitante. Sin embargo, la crisis que no termina y la consiguiente concentración bancaria han traído como consecuencia el cierre de numerosas sucursales, de manera que hoy en día existen muchos pueblos en los cuales ya no está ningún banco representado.

Qué es la exclusión bancaria

Precisamente, se entiende por “exclusión financiera” esta situación en la cual hay personas que no tienen acceso a los servicios financieros prestados por las entidades. Dentro de los servicios financieros se pueden incluir cuatro áreas: la de las transacciones bancarias, el ahorro, el crédito y los pertenecientes al ramo de los seguros. La exclusión bancaria sería la imposibilidad de acceder a los servicios bancarios, con todas las implicaciones que ello supone a la hora de manejar el dinero.

Cuántas sucursales de banco hay en España

Desde que comenzó la crisis, se han cerrado una media de seis oficinas bancarias cada día en España. De esta manera, en la actualidad el número de sucursales ronda las 28.000, cifra similar a la que había en 1982, hace 35 años, y un 40% inferior a las más de 46.000 que había en 2008.

Además, la tendencia va a seguir siendo a la baja, tras la venta de BMN a Bankia y la adquisición del Popular por parte del Santander. Por su parte, el BBVA también ha anunciado planes para un cierre progresivo de oficinas en los próximos años.

Cuántos pueblos y localidades no tienen sucursal bancaria

Existe una tendencia demográfica a la concentración de la población en las ciudades —o, al menos, en núcleos poblacionales relativamente grandes—. Esto ha llevado a que las zonas rurales estén cada vez más despobladas, y paralelamente, también han ido desapareciendo las oficinas bancarias de muchos pequeños pueblos.

Así, de los aproximadamente 8.000 municipios que hay en España, el 48% no tiene ninguna sucursal. Esto implica que hay más de un millón de personas afectadas por este problema, casi un 20% más que al inicio de la crisis.

Qué sectores de la población están afectados

En los últimos años, las provincias más afectadas por el cierre de sucursales han sido Barcelona, Tarragona, Madrid y Valencia, pero las que tienen un mayor índice de exclusión financiera son Zamora (hasta un 25% de la población en esta situación), Ávila, Burgos, León y Palencia.

La comunidad de Castilla-León tiene casi un 15% de su población en exclusión financiera. Por número de habitantes afectados, la provincia con mayor exclusión financiera sería Barcelona, con más de 73.000 personas.

Existen amplias zonas montañosas en el centro de España, con una densidad de población muy reducida, en las que resulta misión imposible encontrar un banco en muchos kilómetros a la redonda. En algunos casos, se ha habilitado como solución una oficina/autobús itinerante, que va recorriendo los pueblos para que las personas que viven allí puedan hacer sus gestiones o sacar dinero en efectivo para sus gastos.

Lógicamente, los más afectados por esta situación son las personas mayores, ya que son las que normalmente han seguido viviendo en esos pueblos mientras la gente joven emigraba a otros sitios.

Soluciones: banca online

Aunque para algunas personas puede resultar complicado adaptarse a la nueva forma de operar, la realidad es que el futuro de la banca (o tal vez habría que decir el presente) está en Internet.

Millones de personas y empresas realizan todas o gran parte de sus operaciones a través de la banca online, y la tendencia va en aumento. Los países nórdicos ya están implantando medidas para retirar el dinero en efectivo de la circulación, de manera que todos los pagos sean electrónicos.

Según un informe del HSBC, el dinero metálico en circulación se ha reducido un 44% desde 2009, e incluso en un país apegado al dinero físico como España, en 2016 se pagó más con tarjeta en los comercios que el dinero en efectivo sacado de los cajeros.

A esta tendencia contribuye también la gran difusión de los móviles inteligentes en nuestro país, ya que con un smartphone podemos conectarnos desde cualquier lugar y en cualquier momento a nuestro banco, para hacer pagos, transferencias, etcétera. Ya ni siquiera hace falta un ordenador, sino que con una tableta o un móvil y una app, sencilla de manejar para la gran mayoría de las personas, trabajar con nuestro banco resulta simple y cómodo.

La banca online puede facilitarte mucho la vida, y esto es válido para todo el mundo, y no sólo para aquellos que no pueden acceder a una sucursal física. Eso sí, recuerda tener en cuenta una serie de precauciones básicas a la hora de operar a través de Internet, de la misma manera que tampoco vamos con el dinero en la mano por la calle, a la vista de todo el mundo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn