902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Estilos de Inversión: Quality Investing. Invirtiendo en lo mejor.

Estilos de Inversión: Quality Investing. Invirtiendo en lo mejor.

El value investing está de moda. Cada vez hay más libros traducidos al español sobre este método de inversión y también se amplía la oferta de fondos y gestores que aplican su filosofía de inversión. Sin embargo no es fácil precisar en qué consiste este estilo de inversión, y muchos dicen que hay tantos estilos de inversión value como inversores value.

Históricamente se ha contrapuesto la inversión en valor (value investing) con la inversión en crecimiento (growth investing). Sin embargo el propio Warren Buffett, uno de los principales referentes de la inversión value, ha manifestado en ocasiones no estar muy de acuerdo con esta distinción.

La premisa principal del value investing se suele expresar de la siguiente forma: “comprar algo por debajo de lo que vale (de su valor intrínseco)”. Como definición centra la atención en la importancia de tener un criterio sobre lo que valen las empresas en las que invertimos, pero es una definición que resulta poco útil. ¿Acaso alguien está intentando comprar cosas por más de lo que valen?

La principal diferencia entre los inversores value y los inversores en empresas de crecimiento deriva de su visión sobre dónde reside el valor. El inversor en valor desconfía de las predicciones sobre el futuro y prefiere cuantificar y observar los activos que tiene la empresa en el presente. El inversor en crecimiento es consciente de que gran parte del valor que puede producir una empresa para sus inversores recae sobre la capacidad de esa empresa de generar beneficios en el futuro.

Estos diversos puntos de vista sobre dónde reside el valor de una empresa a la hora de comprar una parte de la misma, es decir, convertirse en accionista, es lo que marca la diferencia entre estas dos escuelas de inversión. Como referentes intelectuales se suele destacar a Benjamin Graham como el padre de la inversión en valor, mientras que se señala a Philip Fisher como pionero en la inversión en crecimiento.

Características de las empresas de calidad

Todo el mundo quiere comprar “buenas” inversiones, pero ¿qué características podemos señalar como buenos indicadores de calidad? Cuando compramos una acción estamos convirtiéndonos en propietarios parciales de una empresa y su negocio, y por tanto la calidad de nuestra inversión va directamente relacionada a la calidad del negocio de la empresa en la que invertimos.

Márgenes altos de beneficios:

Una de las características más importantes de las buenas empresas es que ganan dinero. Las empresas que son capaces de generar de manera recurrente beneficios y mantener elevados márgenes de beneficio suelen ser mejores inversiones que aquellas que tienen más dificultades para generar rentabilidad.

Elevados retornos sobre capital:

Aquellas empresas que necesitan poco capital para producir beneficios suelen ser negocios de calidad. El análisis de los estados financieros de las empresas nos pueden ayudar a entender mejor el negocio de la empresa en la que invertimos. Los ratios como el ROE o ROCE son indicativos de la calidad de una empresa.

Deuda razonable:

Aunque la deuda no tiene por qué ser negativa, de hecho en muchas ocasiones es necesaria y positiva, los buenos negocios suelen generar mucho dinero efectivo que pueden utilizar para reducir su deuda o mantenerla en niveles razonables. El exceso de deuda puede suponer un grave problema para cualquier negocio.

Ventajas competitivas que permitirán mantener y aumentar los beneficios futuros:

Toda la información de los estados financieros puede ser interesante, pero no debemos olvidar que el valor de una empresa reside en gran medida en su futuro. Por tanto no sólo nos debe importar invertir en negocios que actualmente ganen dinero, sino intentar discernir si sus negocios van a seguir produciendo beneficios en el futuro. Puesto que en un sistema capitalista la competencia tiende a erosionar beneficios excesivos en cualquier sector, es importante entender los negocios en los que invertimos y tener expectativas razonables sobre su futuro.

Características de la estrategia en inversión en empresas de calidad

Hasta aquí hemos señalado algunos aspectos que nos pueden indicar si una empresa tiene un negocio bueno o no, pero esto no implica necesariamente que sea buena inversión. En última instancia el éxito de cualquier inversión depende en gran medida del precio que pagamos por ella. Por muy bueno que sea un negocio, ninguno tiene un precio infinito. Igualmente casi siempre hay un precio al que puede tener sentido invertir en un activo.

La estrategia de inversión en empresas de calidad suele tener las siguientes características:

Precio elevado

Las cosas buenas no se suelen vender baratas. Muchas empresas con una calidad demostrada a lo largo del tiempo cotizan casi siempre a múltiplos elevados. El mercado reconoce que estas empresas tienen negocios excepcionales y crean valor a lo largo del tiempo para sus accionistas. Por ello, se venden más caras.

A pesar del precio elevado, si el negocio es lo suficientemente bueno puede resultar buena inversión.

Inversiones para mantener durante tiempo

Una de las características más relevantes de los grandes inversores que han hecho fortuna en empresas de calidad es que han mantenido sus inversiones durante años. Warren Buffett acuñó la frase “el tiempo es el enemigo de los malos negocios y el amigo de las buenas empresas”, y lo demostró con inversiones como Coca Cola o GEICO, que le han convertido en uno de los hombres más ricos del mundo. A pesar de pagar un precio ligeramente superior a la media, si compramos empresas con negocios muy rentables que persisten a lo largo del tiempo, los retornos pueden ser excelentes.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn