902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Consejos para no gastar más de la cuenta en Semana Santa

Consejos para no gastar más de la cuenta en Semana Santa

No parece sencillo recortar los gastos de unas vacaciones de Semana Santa, con lo bien que vienen unos días seguidos de descanso laboral. ¿Pero quién ha dicho que hay qye escatimar en descanso o en ocio? ¿No será mucho mejor plantear una estrategia ahorradora con la que disfrutar sin descuidar la economía familiar en la santa semana?

Planificar para ahorrar en viajes en Semana Santa

Con un mínimo de cuatro días sin ir a trabajar hay tiempo suficiente para algún viajecito por España, como revelan los datos estadísticos del buscador de viajes Trivago: tan solo seis de los veinte destinos más buscados por españoles para Semana Santa están en el extranjero, con Madrid, Sevilla y Barcelona encabezando el ranking.

Ya sabemos que planificar es fundamental para empezar ahorrando un viaje, no solo en las vacaciones de verano, sino también en las de Semana Santa, donde según la misma fuente, por término medio los españoles reservan con 35 días de antelación. La demanda crece conforme se acercan las vacaciones, cuando los trabajadores conocen con exactitud qué fechas van a tener libres. Por ese motivo, adelantarse a los 35 días sería la clave para conseguir mejores precios.

Ser realistas con nuestra economía doméstica

La tarjeta de crédito es una buena compañera de ahorro si se usa de forma ahorrativa. Pero tirar descontroladamente del crédito en Semana Santa puede ser un verdadero quebradero de cabeza en los meses siguientes, especialmente si aplazamos la liquidación, sumando los correspondientes intereses.

En vez de obviar nuestras finanzas con la excusa de la Semana Santa, es más sensato ser realistas con el saldo de la cuenta corriente, hacer planes acordes a la economía doméstica y seguir los consejos de ahorro del blog de Self Bank.

Presupuesto diario y semanal

Como en muchos ámbitos de la vida del ahorrador, un presupuesto es de gran ayuda. Tras revisar la salud de la economía personal y familiar y antes de empezar a reservar nada, es el momento de apuntar cuánto podemos gastar como máximo en alojamiento, comidas, desplazamientos y actividades. Se puede presupuestar por días, o en total para toda la Semana Santa.

Control de gastos

Aunque de poco servirá un presupuesto si no controlamos cuánto vamos gastando durante las vacaciones. Sin volvernos locos, basta con ir registrando los gastos o, sin llegar a tanto, calcular cuánto hemos gastado al final de cada día. Para presupuestos y, en general, para ahorrar viajando existen aplicaciones móviles muy útiles.

Jueves santo es como agosto en verano: para ahorrar, hay que evitarlo

De igual modo que para ahorrar en verano es aconsejable evitar agosto, si en Semana Santa elegimos otros cuatro días que no sean de jueves santo a domingo de resurrección, estaremos directamente ahorrando unos buenos euros. Para un cofrade sería impensable, pero para los demás, ¿por qué no adelantar o atrasar estos días de vacaciones, si el trabajo lo permite y si cuadra con las posibilidades de la familia? Así, ahorraríamos en desplazamientos, transporte y comidas.

Ahorrar en desplazamientos

Y no solo en caso de viajar en avión, porque ¿quién no teme a las operaciones salida y retorno de Semana Santa? Representan todo un derroche de tiempo, combustible, nervios y, por supuesto, euros. Sin cambiar el período de vacaciones completo, con adelantar o retrasar la salida y el regreso un día, o solo medio, estaremos desplazándonos de forma mucho más eficiente, más todavía si seguimos los siete trucos para ahorrar al volante.

Ahorrar en alojamiento

El alojamiento puede llegar a ser el principal desembolso en unas vacaciones de Semana Santa, con tasas de ocupación hotelera que superan el 90% en los destinos más demandados. Es, por tanto, el principal objetivo para ahorrar en estas vacaciones. Adelantarse aquí también es fundamental, pero también sirve no obviar ningún tipo de alojamiento, no solo los hoteles tradicionales, sino guesthouses, bed and breakfasts, casas rurales, albergues, apartamentos vacacionales o, por qué no, social travel.

Ahorrar en restaurantes y tiendas

Este consejo sería aplicable para cualquier período de vacaciones, y en Semana Santa cobra vital importancia, ya que la mayor demanda dispara los precios de establecimientos y restaurantes más populares. Y ojo, porque ser más conocido o estar mejor ubicado no implica mayor calidad ni mejor servicio, y probablemente será más caro. Resulta útil dejarse aconsejar por los habitantes de cada localidad y no solo por Internet y guías de viaje.

Semana Santa, ¿días de verano en primavera?

Especialmente en las semanas santas de abril, el tiempo acompaña para salir más y realizar actividades al aire libre sin que por ello haya que salirse del presupuesto: el calor y los días más largos van pidiendo ir a la playa (gastando como si te quedaras en casa), y los más pequeños nos recuerdan que ya han abierto los parques temáticos.

Planes gratuitos

Las calles se convierten en el principal atractivo turístico en ciudades como Sevilla o Málaga, donde la tradición de la Semana Santa tiene especial relevancia. Salir a ver pasos y tronos junto con todo el movimiento cultural que representa es interesante y, a la vez, gratuito. Por otra parte, en ciudades de playa, si las temperaturas acompañan, con protector solar y sombrilla, el entretenimiento también es muy económico.

Y en general, en todas las ciudades existen planes gratuitos. Exposiciones, mercadillos y otros eventos que permiten disfrutar del tiempo libre con entrada gratuita o muy reducida. Así que no está de más echar un vistazo en la página del ayuntamiento o en la prensa local, sin olvidar que en algunas ciudades los museos tienen día de entrada gratis.

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn