902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Cómo invertir en mercados frontera: consejos y precauciones

Cómo invertir en mercados frontera: consejos y precauciones

A la hora de invertir, seguro que en algún momento te has planteado incorporar a tu cartera inversora mercados más alejados, bien para añadir diversificación a la cartera, bien por considerarlos con mayor potencial de crecimiento que los mercados clásicos. En los últimos tiempos se empieza a hablar de los mercados frontera como una alternativa interesante para el inversor. Vamos a analizar qué son y cómo podemos invertir en ellos.

Qué es un mercado frontera

Aunque a priori definirlo debiera ser fácil, no lo es tanto. En una visión muy simple, se podrían dividir los mercados en tres tipologías: mercados desarrollados, emergentes y frontera. En algunos casos se asocian al primer mundo, segundo mundo y tercer mundo, respectivamente. A continuación se adjunta una distribución de países que se encuentran dentro de los mercados frontera. Los criterios para catalogar a los países son principalmente su desarrollo económico, su tamaño y liquidez del mercado de capitales, y su nivel de acceso para el inversionista extranjero.

Para hacer la clasificación de los países, vamos a ver la composición de los índices MSCI:

mscimarkets

Vemos que como mercados frontera se consideran los países de la siguiente lista:

  • América: Argentina
  • Europa: Croacia, Estonia, Lituania, Kazajistán, Rumanía, Serbia y Eslovenia.
  • África: Kenia, Mauritania, Marruecos, Nigeria, Túnez, Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea-Bissau, Mali, Níger, Senegal y Togo.
  • Oriente Medio: Bahréin, Jordania, Kuwait, Líbano y Omán.
  • Asia: Bangladesh, Pakistan, Sri Lanka y Vietnam.

Vemos además que hay países como los europeos o Kuwait que no se pueden considerar tercer mundo si analizamos su renta per cápita. Lo que sí tienen en común los países es que suelen ser mercados pequeños, con tasas de crecimiento significativas, pero con un riesgo relativamente elevado, unido a menudo a una inseguridad jurídica mayor que en otros países.

A menudo, son mercados que presentan tasas de crecimiento superiores a los emergentes, por lo que pueden ser atractivos para los inversores. Pero a estas alturas ya sabemos que más rentabilidad va generalmente asociada a más riesgo (o como mínimo a más volatilidad).

Qué diferencia a un mercado frontera de un mercado emergente

En muchos ámbitos se consideran los mercados frontera como el paso previo para ser considerados mercados emergentes. Si vemos la lista, la mayoría de mercados emergentes hace unos años podrían ser considerados mercados frontera. Algunas de las diferencias, con los riesgos que conlleva generalizar, serían:

-Mayor volatilidad de los mercados frontera: países más pequeños, lo que hace que las variaciones sean más grandes.

-Mayor potencial (para bien y para mal) de los mercados frontera: en este punto el efecto base es importante; como       parten de niveles económicos más bajos, los crecimientos relativos (o caídas) podrán ser mayores.

-Descorrelación: son países que están menos relacionados con los países desarrollados.

Combinando los anteriores, deberemos valorar si la relación rentabilidad/riesgo es favorable o no, y en caso de serlo si decidimos invertir en ellos.

Cómo invertir en un mercado frontera

Podemos invertir de diversas formas en esos mercados. Para empezar podríamos plantearnos invertir mediante la compra directa de empresas, pero eso presenta algunos problemas. Por un lado el acceso al mercado en cuestión (pocos brókers nos dejarán comprar en esos mercados), además de un problema para seleccionar las mejores empresas. Por eso, es recomendable hacerlo mediante fondos/ETF’s que invierten en esos países.

Ahora deberemos decidir si queremos hacerlo de forma conjunta, en todos los mercados a la vez, o preferimos concentrar la inversión en un país. Para el primer caso, podemos hacerlo por ejemplo con los fondos de inversión Schroder ISF Frontier Markets o Templeton Frontier Markets, ambos susceptibles de ser contratados a través de Self Bank.

Si optamos por ETF’s tenemos también bastantes opciones. Por ejemplo, iShares MSCI Frontier 100 (NYSEARCA: FM / isin: US4642861458) o el Guggenheim Frontier Markets  (NYSEARCA: FRN), que podremos contratar desde la cuenta de valores como cualquier otra acción.

Si queremos invertir en países concretos, en los ETF’s encontraremos más oferta. Por ejemplo, si queremos invertir en Argentina, podríamos optar por el Global X MSCI Argentina (NYSEARCA: ARGT) o podríamos buscar el país en el que nos interesa invertir.

Consejos y precauciones

El sentido común nos dice que a mayor rentabilidad, mayor riesgo. No siempre es así, pero casi siempre se cumple esa relación. Por eso, cuando vemos que algunos de los fondos/ETF que han tenido más rentabilidad en 2016 son los que invierten en Brasil, no debemos olvidar que previamente bajaron bastante; lo mismo con Rusia, Indonesia u otros países. Volviendo a los mercados frontera, este tipo de productos, salvo que seamos amantes del riesgo, no deberían representar una parte muy significativa de nuestra cartera.

Si invertimos en un mercado frontera concreto, debemos ser conscientes de los riesgos asumidos: riesgo político, jurídico, evolución de divisas, etc. Por eso, si optamos por un país concreto, deberíamos estudiar la evolución económica, las perspectivas, etc. Para ello nos serán de ayuda las previsiones de organismos oficiales como la OCDE o de informes de bancos de inversión/consultoras. Por eso requiere una cierta labor de investigación previa.

Si optamos por invertir en el conjunto, en este caso será importante revisar las perspectivas macro que se prevén para ellos. Suelen jugar un papel importante las perspectivas de crecimiento y la fortaleza del dólar.

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.
Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn