902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Reto Self Bank: Busca y rebusca para tener unas vacaciones de ensueño sin tirar la casa por la ventana

Reto Self Bank: Busca y rebusca para tener unas vacaciones de ensueño sin tirar la casa por la ventana

Los días van pasando y poco a poco nos vamos acercando a esa fecha marcada en rojo en todos los calendarios: la del inicio de las vacaciones. Por ello, los plazos para conseguir ese viaje soñado sin tener que arruinarse se van agotando. Si bien con el reto que hemos estado haciendo en Self Bank, la tarea es mucho más sencilla.

Con pequeños pasos, conseguir esas vacaciones que llevamos tiempo imaginando no es imposible, pero es cierto que requiere altas dosis de compromiso con el reto, de constancia, de aplomo y de paciencia. Porque para encontrar esas vacaciones a la medida sin dejarse todos los ahorros, aparte de idear un presupuesto y hacer pequeños esfuerzos para ahorrar (enlazar el post del reto correspondiente, aún no publicado), hay que sentarse delante del ordenador y bucear por la web en busca del viaje que queremos por un precio razonable.

Porque siempre oímos a amigos o parientes contar que han conseguido un vuelo o una reserva de hotel a un precio irrisorio y nos preguntamos por qué nosotros no encontramos esos chollos. Por lo tanto, es hora de ponerse en serio a buscar esas ofertas que suelen estar escondidas o camufladas entre tanta información que puebla Internet, pero que con un poco de paciencia se pueda acabar encontrando.

Flexibilidad, la clave

Para encontrar un billete de avión o tren a un precio bajo es imprescindible disponer de algo: flexibilidad. Esto supone que si nos da igual viajar un lunes que un jueves, tendremos más opciones de encontrar los billetes a un menor precio. Porque hay horarios y días que la mayoría de los viajeros no quiere, de modo que las compañías bajan los precios -a veces más de la mitad- para atraer viajeros.

Por lo tanto, no te cierres a un calendario fijo y deja las fechas de ida y vuelta abiertas, porque es probable que de ese modo puedas ahorrarte un dinero importante. En caso de que tengas las fechas cerradas, compra los pasajes con mucha antelación. Intenta saber cuanto antes las fechas en las que podrás viajar para hacerte con los billetes al menor precio posible. Si esperas a última hora, el precio se irá por las nubes.

Como la mayoría sabrá, existen buscadores especializados en encontrar los precios más bajos de billetes de avión/tren/autobús y de hotel, por lo que serán un aliado imprescindible en esta tarea. Hablamos de portales como eDreams, Skyscanner o Kayak, que siempre muestran las búsquedas más baratas, pero volviendo al principio, si nos fijamos un poco vemos cómo esos viajes más baratos son en días y horarios poco concurridos -muchos viajes son por las noches y en días laborables-, por lo que el argumento se repite: hay que intentar tener flexibilidad para reservar los billetes.

 

Otros pequeños trucos que pueden ayudar para conseguir viajes baratos son apuntarse a los programas de puntos de las aerolíneas y operadores de viajes y a sus newsletters -muchas veces incluyen ofertas solo para miembros registrados-. Para tener la información de primera mano es importante conocer todo lo que van lanzando estas compañías para ser de los primeros en enterarnos y poder aprovechar esos posibles descuentos.

En el caso de los viajes en avión, bien sabido es que si no facturas la maleta el billete es más barato. O que si se compran los vuelos de ida separados de los de vuelta también suele salir más económico. El problema es que para unas vacaciones largas la opción de no facturar se complica porque no suele caber todo en una maleta de mano, de modo que es imprescindible esa búsqueda a conciencia -y con antelación- para que los billetes no sean lo más caro del viaje.

Así que en cuanto acabes con la lectura de este artículo, abre una pestaña del navegador y prueba diversas combinaciones de ida/vuelta para tu viaje (hay muchos buscadores que ya te dan la opción “soy flexible en fechas”), y decide tus fechas finales de vacaciones, si te es posible, en función del ahorro económico en tu transporte principal.

Alojamientos, ¿por qué no compartes?

La parte del alojamiento es de las más complicadas cuando se planea un viaje. A todos nos gusta imaginarnos en un hotel 5 estrellas con servicio de habitaciones, piscinas de agua cristalina, acceso directo a una playa paradisíaca, restaurantes de diversa temática con distinciones internacionales… Pero todo eso cuesta, y bastante.

Puede ser que tengamos ahorros suficientes para permitirnos un alojamiento así, pero si no es el caso, hay que buscar diferentes opciones. Porque al final lo importante es el destino, no dónde se duerme. Y aunque el alojamiento tiene bastante importancia, no tiene por qué ser la preocupación principal. Sobre todo ahora que existen muchas plataformas de alquiler vacacional que reducen considerablemente los costes...siempre que estemos dispuestos a compartir casa con desconocidos.

Airbnb es la web más conocida, pero otras como Only Apartments u HomeAway permiten encontrar alojamiento compartido en todo tipo de destinos a un precio bastante más reducido. Eso sí, olvidémonos del servicio de habitaciones, piscinas y restaurantes. Se trata de un alojamiento básico, con dormitorio, baño -a veces es compartido- y cocina, pero que permite conocer a personas autóctonas del lugar al que vamos que nos pueden hacer de guías y mostrarnos partes de la ciudad que de otro modo no conoceremos. Además, esto también nos puede suponer un ahorro, pues estos anfitriones conocen la ciudad a las mil maravillas y saben dónde se puede comer o tomar una copa a un precio razonable y con la mejor calidad.

Si bien a muchas personas este tipo de turismo no les convence del todo, pues esa pérdida de intimidad que supone el alojamiento compartido echa a mucha gente para atrás aún. Pero si hacemos cálculos y vemos lo que nos podemos ahorrar, puede que nuestra mentalidad comience a cambiar.

En el caso de que no lo contemples, también puedes optar por buscar en otras plataformas, como Booking, que solo ofrece alojamiento en hoteles, pero siempre buscando las ofertas más baratas, que aparecen siempre en ese orden cuando se efectúa la búsqueda. Otra opción que también puede salir más rentable en caso de que se prefiera hotel es optar solo al alojamiento y el desayuno, y hacer fuera del hotel el resto de comidas.

Lo que debes hacer a continuación es comprobar en esas páginas de alojamiento compartido las opciones disponibles en tu destino y el ahorro que te van a suponer en el precio final del viaje. ¿Te vale la pena? ¿Los anfitriones que has encontrado tienen buena reputación entre sus visitantes y te apetece que te enseñen todos los secretos del destino de tus próximas vacaciones?

Adáptate al destino

Por último, otro truco para ahorrar en las vacaciones es elegir el destino en función de la época turística en la que éste se encuentre. Es decir, elegirlo según sea temporada alta o baja, pues en función de ello los precios serán más altos o bajos. Como son las vacaciones de verano, podemos optar por ir a destinos menos concurridos en estas fechas, como puede ser el Caribe, donde se suele ir más en invierno.

Dentro de Europa, Italia y Grecia son dos destinos que no se suelen elegir mucho en verano por el calor que hace. Si las altas temperaturas no son un impedimento para ti, pueden ser buenas opciones de cara a este verano. Igualmente pasa con los países más fríos, como Islandia, Países Bajos, Noruega o Finlandia, donde, a pesar de que es verano, las temperaturas siguen siendo bajas comparado con otros lugares.

En Asia y África, ocurre al contrario, por lo que viajar a estos continentes será más caro que en otras fechas, pues mucha gente aprovecha el verano para adentrarse en ellos al disponer de más tiempo de asueto, pues son viajes largos.

Prueba inmediatamente a buscar los precios de pasar esas vacaciones que tienes en la cabeza en destinos que quizás ahora mismo son secundarios en tu cabeza, pero pueden cambiar rápidamente en tu lista de prioridades si te das cuenta que su precio se reduce a la mitad del viaje soñado en el que te habías centrado hasta ahora. Con 3 destinos alternativos bastará para que puedas convencerte de ello.

De este modo, lo más importante es tener flexibilidad y ponerse manos a la obra para dar con esas vacaciones que queremos sin tener que empeñarnos. El que busca, encuentra.

 

Reto Self Bank

Semana 1 → Mis primeras vacaciones sin dejar la cuenta a cero

Semana 2 → ¿Qué es eso del presupuesto? Cómo estructurar tus finanzas personales de cara al verano

Semana 3 → Los detalles que te harán ahorrar de cara a este verano

Semana 4 → Busca y rebusca para tener unas vacaciones de ensueño sin tirar la casa por la ventana 

Semana 5 → El último esfuerzo antes de hacer la maleta es calcular lo que vas a gastar en el viaje 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn